es-MX English (United States)

Agro debe conocer la innovación 

A.M.

https://www.am.com.mx/2016/11/09/valor-agregado/agro-debe-conocer-la-innovacion-325649

 

La industria de agroalimentos se encuentra entre los tres principales sectores de desarrollo de Guanajuato; el estado lleva la ventaja a nivel nacional en producción de brócoli, lechuga, sorgo, trigo, espárragos y cebada.

Sin embargo, hoy en día la producción no es suficiente para que el agricultor crezca porque la tecnología e innovación han alcanzado a este sector primario, el reto  es aprender a subirse a este boom y creer que la innovación ha llegado a un oficio con gran antigüedad.

El secretario de Innovación, Ciencia y Educación Superior, Arturo Lara López, comentó que actualmente sin la innovación permanente no será posible tener un sector agroalimentario rentable, por lo que  todo lo que signifique una mejora tecnológica es indispensable para el productor.

“Un ejemplo de suma importancia en Guanajuato es el uso del agua, gracias a lo que se ha hecho, como lo es la tecnificación del riego, se nos ha permitido reducir el consumo de agua y los costos de energía eléctrica”.

Lara López comentó que la competencia está ligada con la vanguardia, y aunque reconoció que económicamente es costoso invertir en tecnología, sería más caro no hacerlo porque se puede llegar al grado de tener un trabajo que no sea rentable.

El costo de modernizarse dependerá del ramo en que se busque aplicar la tecnología; el secretario dijo que para ello existen distintos apoyos por parte del gobierno estatal que en casos como sistemas de riego se otorga en automático la mitad del costo de las instalaciones.

“Hace unos años el productor invertía 25 mil pesos por hectárea en un sistemasde riego; ahora invierte eso pero es recuperable en poco tiempo y obtiene mejores resultados en cuestión de ahorros”.

Forman investigadores

Además de desarrollar personal calificado en biotecnología y biología de plantas, el centro de Investigación  y de Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav) de Irapuato cuenta con un laboratorio nacional de evaluación de plantas bajo condiciones controladas.

Este laboratorio tiene la función de acercar a los agricultores nuevas tecnologías y desarrollo de innovación para mejorar en diferentes aspectos de la siembra y cosecha como en diagnóstico de enfermedades, análisis de agua o desarrollo de insecticidas para el control de plagas.

Dentro del laboratorio hay 40 investigadores que han desarrollado 13 patentes ante el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual  (IMPI) y 4 patentes extranjeras, además construyeron el primer invernadero de bioseguridad en Irapuato.

La idea es que los agricultores se acerquen para trabajar en conjunto, sin embargo Tzitzik Castrejón Contreras, coordinadora de la oficina de servicios, innovación y transferencia de tecnología, lamentó que la realidad es que casi no hay aproximación debido a que los productores no tienen el conocimiento de la importancia de innovar.

“La realidad es que no se acercan porque no tienen conocimiento, entonces parte del reto actual es dar a conocer los servicios y el área tecnológica de desarrollo para apoyar a los productores”.

En cuanto al tema de costos, la coordinadora destacó que la ventaja de este tipo de programas es que se pueden bajar recursos para que las palabras tecnología e innovación no se relacionen con altas inversiones que están fuera de su alcance.

Una idea similar expresó Eric Viramontes, director de la Asociación Mexicana de Constructores de Invernaderos (AMCI), dentro del pabellón de tecnología que ofrece a los productores agrícolas intentar capacitarlos para que elijan lo que más les funcionaría sin gastar de más.  

“El productor mexicano es curioso porque sabe que necesita alguna tecnología pero no la sabe escoger, la selección de tecnología es mala entre el sector porque a veces se les olvida que no es lo mismo cosechar en Sinaloa que en Guanajuato, hay que aprender a comprar tecnologías porque no es introducir innovación porque sí, es estratégico”.

Pymes tecnológicas

Todo Pellet es una Pyme que busca ayudar a otras Pymes para que cuenten con biocombustible y maquinaria a un costo accesible.

Alejandro Méndez, CEO de la empresa, platicó que su trabajo es convertir material vegetal de todo tipo en un pastilla que sirve como biocombustible para generar ahorros en consumo de gas.

Además de las pastillas llamadas pellet, también fabrican las máquinas pelletizadoras, las cuales se ajustan a las necesidades de los pequeños y medianos productores.

“Invertir en una pelletizadora es muy costoso, estamos hablando de millones de pesos, y nosotros estamos en el rango de 650 mil pesos, que te hará ahorrar después en gas al momento de hacer tu propio combustible”.

El fundador de Todo Pellet reconoce que a cuatro años de trabajar con la idea ha sido complicado entrar en el mercado, la principal razón el desconocimiento del tema por parte de los productores agrícolas.

“Hemos estado trabajando en eso porque a veces son incrédulos en que se pueda generar combustible de esa manera o que les ayude a ahorrar en consumo de gas, por lo que el principal reto a corto plazo es colocarnos dentro del mercado”.